Prólogo

En estos casi 14 años de familia adoptiva, ha habido luces y sombras, alegrías y llantos, pero hemos crecido y eso ha sido gracias a la constancia, la formación, el crecimiento personal, la ayuda de distintos profesionales y, por supuesto, el amor y la paciencia de todos.

Aunque mi formación académica no tenía nada que ver con la educación, la sanidad, o la psicología ya antes de que mis hijos llegaran empecé a formarme, de manera autodidacta, leyendo todo lo que podía sobre adopción, después, cuando nuestra familia ya era una realidad, sobre cualquier cosa que me ayudara a afrontar los retos que se iban presentando.

Mi idea en este blog es crear un espacio para compartir todas esas inquietudes que surgen en nuestro día a día y también los aprendizajes, a través de comentarios, artículos, vídeos… y que las familias que estamos en este mismo camino de la crianza de hijos adoptados y aquellas otras que se están planteando crecer mediante la adopción podáis, desde el respeto, ir comentando y aportando para enriquecernos todos.

Muchas veces, la mayoría, nuestros hijos no presentan las mismas dificultades que el resto, o más bien, presentan las mismas y unas pocas más y no siempre se nos entiende fuera: escuela, amigos e incluso familia muchas veces, en lugar de ser un punto de apoyo, son también motivo de conflicto.

La adopción es un proceso complejo, sobre todo emocionalmente, para el que habría que tener una preparación de la que muchas veces se carece. Si lo vas a hacer en pareja, hay que ser muy sinceros con uno mismo y con el otro, y tener claro si los dos queréis lo mismo, porque este proceso os va a poner frente a muchas situaciones que van a hacer tambalear vuestros cimientos. Así que, si no los habéis forjado bien, vas a tener más problemas añadidos a los que ya surgirán en la crianza.
Van a surgir situaciones complicadas:

  • En la solicitud, puesto que hay que tener muy claro con que puedes y con lo que no (grupo de hermanos, enfermedades, edad)
  • Mientras esperas, a veces los tiempos de espera son muy largos, y las situaciones cambian,
  • Durante el huracán de la llegada, y más si llegan 2 como fue mi caso.

Y todos los años de después no solo con la crianza, con el colegio, etc. sino también con nosotros  mismos, nuestros miedos, nuestras dudas, nuestra sombra…plantear todos los duelos que hay que ir haciendo y que, a veces, pasamos por alto y también, como no, todas las barreras que vamos superando.

 

¡Registrate para recibir las publicaciones! Registro

 

Entradas relacionadas

4 comentarios sobre “Prólogo

  1. Totalmente de acuerdo. Estoy hasta el moño del “los hijos biológicos también tiene problemas”. Claro. Peor a todos los problemas que pueden tener los hijos biológicos, súmale un montón de problemas que solo se dan en adoptados y que tú no te puedes ni imaginar. Y los entiendo, porque yo antes de adoptar tampoco lo imaginaba.
    Creo que se nos debería preparar más y mejor para lo que viene después. Nos falta muchísimo apoyo post adopción, que todo lo que consigues es a basa de tarjeta de crédito. La gente cree que los hijos adoptados solo necesitan amor y muchos abrazos. Y, como bien has explicado, tienen tal cantidad de necesidades añadidas que nos vemos obligadas a formarnos en competencias inimaginables. Yo perdí la cuenta de las veces que dije “Estos niños no necesitan una madre, necesitan una psicóloga”. Me he sentido sola y sobrepasada muchísimas veces. Y he pedido ayuda institucional y se me ha negado porque no hay NADA para estos casos.

    1. Pues ahí estamos Yolanda. Totalmente de acuerdo y ese sentimiento es compartido por muchas familias. Te acercas a la adopción llena de ilusiones y luego te encuentras con muchas dificultades y muy solos. Ayer me decía otra madre, con toda la razón que, durante la espera, casi todos estamos en foros, blogs, etc y, cuando llega el niño parece que “ya está, conseguido” y eso no es así….ahí empieza todo. El resto de nuestras vidas.
      Yo tengo en mente una figura y un servicio que me parece muy necesario: la “doula”.
      La doula en maternidad es alguien que acompaña, a veces, desde antes de estar embarazada, pero sobre todo durante el embarazo, el parto, el pauperio y los primeros meses del bebé.
      Acompaña física pero, sobre todo, emocionalmente.
      Y esa figura debería existir en adopción. Alguien que te acompañe en el camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.