HABLEMOS DE SEXO

Cada vez que me han preguntado en grupos o asociaciones qué temas me gustaría tratar, este es uno de los que demando siempre…pero, no sé si es que realmente hay pocos profesionales que estén bien preparados para hablar de ello, o porque sigue siendo un tema “delicadillo” (espero que no) pero nunca lo he conseguido.

Así que me he decidio a coger yo el “toro por los cuernos” (expresión muy española) y a ver si consigo reflexionar con todas vosotras sobre este tema:

  • ¿Habéis hablado con vuestros hijos de sexo desde pequeños?
  • ¿Es un tema del que hablamos abiertamente en una comida o en una sobremesa?
  • ¿Solo hablamos en casa o también con la familia extensa?
  • ¿Os sentís cómodos cuando vuestros hijos adolescentes os cuentan según qué cosas?
  • Con los peques ¿hablamos adaptándonos a su edad pero abiertamente o utilizamos eufemismos?
  • ¿Cómo fue tu comunicación con tus padres sobre este tema?

Yo, no sé si porque ya tengo una edad, pero me temo que no, tuve pocas, por no decir ninguna, conversaciones positivas sobre este tema con mis padres ni con ningún otro miembro de mi familia. Soy la hermana mayor en una familia muy conservadora y moralista y no se hablaba del tema. Una conversación informativa, una charla en el cole de monjas, y ya.
Quizá por eso, y las consecuencias que ha tenido este tipo de educación en mí, me ha preocupado mucho como educar a mis hijos en este aspecto tan importante de la vida, como hablarles y darles confianza para que pudieran hablar y ahora, a la vista de los resultados….igual me he pasado, creo que no.
Mi marido había tenido una educación muy distinta a la mía, y nos hemos coordinado bien para hablar con ellos siempre que han tenido cualquier pregunta, o surgía cualquier situación. También en uno de los coles que han ido, han hecho talleres afectivo-sexuales varios cursos y eso ha puesto el tema encima de la mesa en más de una ocasión.
Ahora que ya son más mayores….hablan entre ellos, con nosotros, preguntan, comentan o nos cuentan que a veces digo….”Ehhh, que ya no necesito tanta información” un poco en plan de broma, porque no sé si quiero tanta información pero sí, sí la quiero. La comunicación nunca está de más y, que tengan esa confianza, tampoco sobra.

Hay una pregunta que me hago muchas veces a mí misma y que hoy, voy a hacer en voz alta, a ver qué opináis vosotras. En este tema en concreto ¿creéis que afecta más nuestra educación, que va a ser muy distinta de una familias a otras, o también hay una influencia según su origen, las costumbres de sus etnias, etc?
Quiero decir, yo puedo haber dado una educación con más o menos información y haber hablado más o menos del tema pero mis ideas, mis costumbres, mi experiencia han estado ahí….es lo que les he transmitido. Sin embargo, muchos de nuestros hijos tienen su origen en países, en etnias, en que la sexualidad se vive de manera muy distinta a como lo vivimos nosotros culturalmente.
Las que tenéis ya hijos más mayores ¿cuál es vuestra experiencia, qué opináis?

 

Independientemente de todo esto, creo que es imprescindible una buena educación es este aspecto, y una comunicación abierta con ellos, porque sino la van a buscar en otro sitio y no va a ser bueno, tanto si pensamos y obramos más parecido, como si no. Me cuentan mis hijos historias de amigos, que me ponen los pelos de punta, porque no alcanzo a entender qué buscan, o en qué piensan, ni qué les va a quedar de todas estas experiencias.
Chicas que cuentan que se han quedado embarazadas con 15 años sin ser cierto, por hacerse las interesantes, por poner en un aprieto al chico…pues no lo sé, pero ahí algo no se está gestionando bien.
Hace ya un par de años, recuerdo que leí un artículo en el que las autoridades sanitarias daban la voz de alarma porque se estaba poniendo de moda un juego que consistía en que los chicos se ponían en círculo, con los genitales al aire, y las chicas se iban poniendo encima, pasando de uno a otro…no recuerdo bien como acababa el juego,  ni quien ganaba o perdía pero….¿qué pasa por sus cabezas? ¿qué educación les estamos dando? ¿adolescentes llevando al límite una libertad que les puede complicar, y mucho, la vida? Me quedé muy preocupada entonces pero no he vuelto a leer nada sobre el tema, también es cierto…

Aceptar el propio cuerpo, quererse, conocerse físicamente, saber qué te gusta y que no…tantas cosas que deberían saber antes de empezar a compartir su sexualidad con otra persona y que se pasan por alto, tal vez no por falta de información ¿eh? también hay que entender que empiezan a experimentar a una edad que les parece que, con tal de llevar la contraria, de vivir experiencias límite, de correr riesgos y tener nuevas experiencias,  todo vale.
Así que como decía la sexóloga del último taller que le dieron a mi hijo: hay que estar ahí, cada vez que haya ocasión pico, pala, pico, pala…que algo quedará.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.