TAC, TAC, TAC

Imagen de Pixabay.com

 

El viernes pasado me levanté un poco revuelta, como malestar en el estómago.

No había comido nada raro, no había motivo aparente.

Al rato caí en la cuenta…¡El TAC!

Esa tarde me hacían un TAC para la revisión del proceso oncológico que atravesé el año pasado.

Los que han pasado por ahí, saben de que estoy hablando. Me encuentro bien, pero toca revisar.

Me hice consciente de ello, me di cuenta de qué me estaba pasando, digamos que el cuerpo se pone en alerta porque recuerda lo duro que fue el proceso, el susto cuando me dieron el diagnóstico, cuando llegaron las analíticas de anatomía patológica…respiré hondo, me tranquilicé, y seguí con mi día.

Al hacer consciencia, el malestar pasó…hasta que me volví a despistar y volvió a aparecer el malestar.

Estuve así todo el día, hasta que me hicieron la prueba.

No me considero miedosa, afronté el cáncer con valentía pero…las sensaciones del cuerpo están ahí.

Nuestro cuerpo siente, y guarda.
Genera una emoción, esa emoción genera un pensamiento, y hay una reacción.
Todo esto en automático, claro.
Es todo un mecanismo de ensamblado desde el reptiliano, al límbico, al prefrontal.
En apenas segundos.

Cuando me hago consciente de todo esto en mí, siempre pienso en mis hijos…y en los tuyos.

Su cuerpo guarda cantidad de sensaciones, de memorias, de recuerdos grabados en cada célula de lo que pasaron desde el momento de su concepción. Cada vez hay más estudios sobre esto.

Cuando tenía que haber recibido seguridad y no la hubo…está ahí.
Cuando necesitaba buena alimentación en la gestación, y no la hubo…está ahí.
Cuando necesitaba calma y hubo estrés…está ahí.
Cuando necesitaba protección y hubo miedo…está ahí.
Cuando necesitaba una mirada amorosa en la que reflejarse, y no la hubo…está ahí.
Cuando necesitaba buen trato y hubo maltrato…está ahí.

Y está ahí haciendo TAC, TAC, TAC, cada vez que se tiene que enfrentar a algo nuevo, o a cualquier cosa que le conecta con aquello que se le quedó grabado en el cuerpo.

De manera automática.

De forma inconsciente.

Aunque haga mucho tiempo, o parezca que ya no se acuerda, o que era muy pequeño. Está.

Igual que a mí me conectaba con las pruebas médicas que me llevaron a un diagnóstico chungo.

¿Ya sabes qué te remueve el estómago a ti?

¿Eres consciente de qué es lo que te causa malestar de las reacciones de tus hijos?

También está grabado ahí, en ti, en tu inconsciente.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INSCRIPCIÓN CHARLA:
"LAS 3 CLAVES PARA CONECTAR CON TUS HIJOS"

GRATIS

Al inscribirte, te llegará gratis la guía para avanzar en la mayor aventura de tu vida, con unas buenas herramientas.

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Amparo Sánchez Alegre como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de ActiveCampaign (proveedor de email marketing) a través de su empresa ActiveCampaign, LLC., ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de ActiveCampaign. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en amparo@adopcionconsciente.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en  mi política de privacidad.

CERRAR