GAMBITO DE DAMA

Llegué a esta serie por las recomendaciones en redes de unos y otros: que si era muy buena, que si estaba genial, que si era diferente….a mi marido le gusta bastante el ajedrez, así que allí nos metimos.

Nadie la había visto, o no lo había comentado, desde la tremenda historia de trauma que hay detrás.
Una niña huérfana, que no conoció a su padre y solo llegas a intuir como pierde a su madre, encuentra jugando al ajedrez con el bedel del orfanato, el refugio que necesita a su dolor.
Adoptada en la adolescencia por un matrimonio roto, consigue despuntar como ajedrecista en un mundo de hombres.

La pasión por el ajedrez, pero también las adicciones, iniciadas en el propio orfanato donde les obligaban a tomar tranquilizantes, ponen calma al trauma del abandono, y a las vivencias de su primera infancia que continuamente irrumpen en su mente.

Una vida compleja, llena de soledad, de abandono, de pérdidas, de falta de seguridad y protección que ella supo enfocar, de alguna manera, en su pasión y que la ayudó a salir adelante por encima de todas sus dificultades.
En mi opinión, muy recomendable.

Si rascamos un poco más, en la parte que nos toca a los adultos responsables, en este caso a las madres, es fácil darse cuenta que si su madre biológica hubiera sido capaz de pedir ayuda, para sí misma, bien a su familia extensa, caso de que esta pudiera dársela, bien a alguna institución, quizá el destino de la niña no habría sido el orfanato.
Del mismo modo, la madre adoptiva que queda como figura de referencia después de la adopción (y ya veréis porqué si veis la serie, no quiero desvelar nada) es una mujer llena de traumas, de heridas propias que tampoco regula adecuadamente, de situaciones sin resolver… No es ese el tema principal de la serie pero, cuando estás sensibilizada con el tema te das cuenta de las irregularidades del proceso en la adopción y de la necesidad de prestar más atención a la situación real de la familia adoptiva por el bien del menor.
Y, sobre todo, debemos ser conscientes de la importancia de trabajar nosotras, en nuestro propia consciencia y bienestar emocional, para poder afrontar los de nuestros hijos.

Si os animáis a verla, espero la disfrutéis.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.